Sexualidad sagrada en el norte de España

Ofrecemos encuentros en Bizkaia, Gipuzkoa y Cantabria de sexualidad sagrada o somática. Con Kristel Bianca Karlsson, nuestra formadora de cabecera.

SEXUALIDAD SAGRADA Y DISFRUTE

Imagina que la sexualidad somática es como un carnaval de sensaciones que tiene lugar en el parque temático de tu cuerpo. Es como si cada parte de ti fuera una atracción emocionante, y tu piel, tus músculos y todos esos rincones ocultos fueran los pases VIP para este festín sensorial.

En este fascinante parque, las montañas rusas no son nada comparadas con las montañas de placer que puedes experimentar. Las caricias suaves son como algodón de azúcar que despiertan tu piel, mientras que los besos apasionados son fuegos artificiales que estallan en tu interior.

Los sentidos son los artistas principales en este espectáculo. La vista disfruta de un desfile de formas y colores, el olfato se embriaga con aromas seductores, y el gusto se deleita con sabores que van más allá de lo imaginable. ¡Es toda una fiesta para tus sentidos!

En la sexualidad somática, cada movimiento es una coreografía única y personalizada. Tu cuerpo es el director de esta obra maestra sensual, y cada expresión, gemido o suspiro es una nota en la sinfonía del placer. Obviamente el vínculo con el tantra, existe. Aquí te dejamos un link en el que pinchar para conocer nuestra visión del tantra.

Así que, básicamente, la sexualidad somática es como un viaje sensorial donde tu cuerpo es la atracción principal. ¡Prepárate para el viaje más emocionante de tu vida, donde el único límite es tu imaginación!

SEXUALIDAD SAGRADA TAOÍSTA

¡Bienvenido al mágico jardín de la sexualidad taoísta, donde el arte del amor es una danza cósmica de energía y equilibrio! Imagina que tu cuerpo es un jardín exuberante, y la sexualidad taoísta es la delicada danza de las estaciones, donde el invierno de la quietud se convierte en la primavera de la pasión.

En este jardín, el yin y el yang bailan con gracia y armonía. El yin, suave como una brisa acariciando los pétalos de una flor, encuentra su contraparte en el yang, ardiente como el sol que abraza la tierra. Juntos, crean una sinfonía de energía vital que fluye a través de canales misteriosos, como ríos de éxtasis que serpentean por tu ser.

Las prácticas taoístas son como el cuidado de este jardín celestial. La meditación es la poda que permite el crecimiento consciente, mientras que la respiración profunda es la lluvia que nutre la tierra de tu ser. El control de la energía es como la maestría de un hábil jardinero, canalizando las corrientes para que fluyan en perfecta armonía.

En el arte taoísta del amor, el clímax no es solo el destino, ¡es parte del viaje! Es como la cima de una montaña que has ascendido con paciencia y sabiduría. Cada encuentro es una danza ritual que celebra la conexión más profunda, donde el placer no es solo físico, sino una fusión de espíritus que se entrelazan como las enredaderas más apasionadas.

Así que, en este jardín taoísta, la sexualidad se convierte en una danza sagrada, donde el amor florece en cada rincón y el éxtasis es la melodía que eleva el alma. ¡Que comience la danza eterna de la energía taoísta!