TANTRA POSTURAS

Antes de abordar las distintas posturas que existen en el tantra, hemos de valorar que las prácticas tántricas abarcan los niveles físico, intelectual y espiritual. Los principios del tantra incluso hablan de otras artes complementarias como podría ser cantar, tocar instrumentos, bailar, escribir, dibujar, arreglar flores, elaborar rosarios, collares. Y así hasta 64 artes.

De los conceptos relacionados con las posturas y otras aspectos del tantra hablaremos en Summer Fiestival 2021, nuestra propuesta de crecimiento personal que abarca además de tantra, otras prácticas de crecimiento personal como ecstatic dance, diversos tipos de yoga, Camino de Santiago consciente, conciertos oníricos, ho’oponopono, etc. Puedes clickar en el enlace que aparece anteriormente o ir la página principal de Fiestival si quieres más información.

Seguimos: en esencia existen cinco posturas básicas: 2 horizontales, bien con el hombre encima de la mujer o bien al revés, de lado (uno mirando al otro), con el hombre detrás de la mujer y la posición yam um, la más pura en las prácticas tántricas. En esta última los amantes se sientan rectos mirándose el uno al otro, la mujer a horcajadas del hombre. Como siempre os recomendamos, no se trata de hacer malabarismo, ni emular lo que vemos en el cine porno. Todo ha de llegar de forma más natural y espontánea. Si no estamos preparad@s para alguna de las posturas propuestas, no pasa nada. Se resetea y se dirige nuenstra intención hacia otra forma de conexión sexual.

POSTURAS PARA CONTROLAR EYACULACIÓN EN TANTRA

Uno de los principios básicos del tantra es el del control de la eyaculación por parte del hombre, asunto que requiere de diversas posturas y técnicas. Como principio básico, cabe decir que cuanto más tiempo ofrece el hombre su sexualidad a la mujer, más se incrementa su energía sexual y su elemento yang.

Entre las diversas técnicas para controlar la eyaculación se encuentra la manipulación del músculo PC. Dicho músculo es tambien conocido como pubococcígeo o músculo del amor. Es como una tela que va desde la espalda y base de la columna hasta la parte delantera del cuerpo.

Es el músculo que más se contrae en el orgasmo femenino mientras que en el hombre, implica mayor potencia sexual, una ereccion más intensa y duradera. El mejor ejercicio para un hombre a la hora de fortalecer este músculo es deteniendo el flujo de la orina, llegando a utilizarlo de forma aislada sin que el resto de músculo de alrededor se contraigan.

CONTROL DE LA RESPIRACIÓN EN EL TANTRA

El control de la respiración es otro método indicado para retener la eyaculación. Se trata de ralentizarla y domesticarla para, manteniendo la erección, ser capaz de postergar la eyaculación.

También conseguiremos el efecto deseado de no eyacular, poniendo la concentración en los chakras superiores (corazón, entrecejo).

Las posturas que favorecen que retardemos la eyaculación serían las siguientes:

– La mujer tira del escroto hacia abajo durante unos 20 segundos. Normalmente se reduce la erección pero tras detener la práctica se recupera con mayor vigor.

– Presionar el perineo donde se ubica el centro sagrado de la sexualidad masculina.

– Apretar el frenillo del prepucio.

Las tres requieren de práctica, confianza y conversaciones previas entre la pareja de amantes. Ambos han de aprender el uno del otro en esta y todas las técnicas del tantrismo. Para ello, puede ser oportuno combinar cierta improvisación con las posturas que venimos planteando. Siempre con la mente centrada en que el sexo no se convierta en algo rutinario.

RINCÓN DEL TANTRA PARA POSTURAS

Para que todo tenga sentido, puede ser muy conveniente crear un espacio indicado para la práctica del sexo. Que la habitación conyugal o incluso otro espacio si se dispone del mismo, se conviertan en un templo del amor, convenientemente decorado. Un lugar sugerente, apetecible y que invoque a la práctica sexual.

HIGIENE

Otro básico de las propuestas tántricas antes de iniciarse en las posturas pertinentes es el de la higiene. Se trata de un baño ritual, que bien se puede celebrar juntos y que precede a la entrega amorosa. Es mucho más que un proceso higienizante. Es un acto de purificación y desprendimiento de la suciedad, pero también de los problemas y tensiones que podemos acarrear en nuestra vida.

Ojito con la aplicación de cremas y perfumes. Eso conllevará la pérdida en gran medida de los olores y sabores propios del cuerpo del ser amado y no es algo que tenga mucho sentido ya que tienen propiedades excitantes. Al gusto de cada uno pero siempre con medida.